domingo, 26 de agosto de 2018

VARASEK, UNA APUESTA IRREVERENTE

Por Gema Estudillo

El hangar cromado[1] es el libro de Antonio Cordero que en 2011 sirvió de pistoletazo de salida para la creación de la tan interesante editorial Varasek formada por Gonzalo Cordero, Enrique Mercado, Antonio Cordero y Beatriz Ruibal. Todos ellos, unidos por el gusto por las motos, la literatura, los viajes por carreteras secundarias y el rock and roll, pertenecen a la tertulia del Círculo poético de Bellas Artes a la que también pertenecían Benito del Pliego y Andrés Fischer[2]. La editorial nace “con el propósito de sacar a la luz textos inclasificables o fuera del mainstream de la literatura actual, con o sin género, pero siempre generativos, raros en su acepción de hallazgo y piedra preciosa, siempre bajo una rigurosa selección donde prima ante todo la calidad de los trabajos y el compromiso de los autores con su obra"[3]. De momento la editorial abarca cuatro colecciones: On the road, dedicada a la narrativa; Buccaneers, a la poesía; además de una colección infantil y otra dedicada al libro artístico. Buccaners recoge poemarios de alta calidad de autores de culto, apuestas arriesgadas fuera de los cánones literarios preestablecidos:
A tiempo, de Joanne Kyger; Neuronas del espíritu, de Michael McClure; Detención indefinida, de Michael Rothenberg; Círculo de hueso, de Lew Welch. Todas, ediciones bilingües cuidadosamente traducidas y prologadas en un formato de bolsillo.
A cargo de Benito del Pliego y Andrés Fischer está la selección, prólogo y traducción de Lew Welch (1926-1971), Philip Whalen (1923-2002) y Michael McClure (1932), mientras que Mónica Caldeiro se encarga de traducir y prologar a Joanne Kryger (1934-2017) y de introducir la antología The Dharma Beats.

Para comenzar la andadura beat por la editorial a modo de visita guiada, sería mejor partir de la maravillosa antología diseñada e impulsada por Antonio Cordero The Dharma Beats[4] (colección On the Road) y cuyo interesante prólogo es indispensable para todos aquellos lectores desconocedores del tema que quieran iniciarse en el estudio de este movimiento. Una extensa introducción de cuarenta y seis páginas en la que Caldeiro recoge todas las referencias claves que uno debe seguir para adentrarse en el conocimiento de una generación que cambió el curso no sólo de la poesía americana sino también internacional: la América de los años 50, el movimiento contracultural de San Francisco, el recital de la Six Gallery, el conocimiento de las filosofías orientales, la experimentación con las drogas, los movimientos ecologistas, los viajes por carreteras secundarias… La antología recoge algunos de los más relevantes textos en prosa y en poesía de los más importantes autores de esta generación: Jack Kerouac, Gary Snyder, Lew Welch, Philip Whalen, Joanne Kyger, Michael McClure.

Bien contextualizados y ubicados ya en la colección Buccaners, Círculo de hueso de Lew Welch es una selección de poemas que parte de la antología Selected poems de Grey Fox Press. Lew Welch, dicen sus traductores, “es aquel hípster que aparecía y desaparecía entre sus pares hasta su desaparición final, de la más alta coherencia entre vida y poesía”. Su desaparición a los 45 años en una zona de montañas, cerca de donde vivían sus amigos Allen Ginsberg y Gary Snyder, es aún un misterio. Vitalista, amante de la naturaleza, místico, intelectual insaciable, inconformista, Lew Welch llevó una vida casi de ermitaño en lugares remotos apartado de la civilización, dedicado a la caza, a la pesca y a la literatura, en todas sus facetas. El poema se convierte así “en una rica superposición de relatos autobiográficos, de profunda admiración e integración con la tierra y sus criaturas, de juegos lingüísticos, de estribillos de los que, junto a su intensidad percusiva y rítmica, se desprende un cierto lirismo…”[5]:

He estado en muchas formas antes de alcanzar el modo afable
Todos estos años en la playa, esas vidas…
Cuando era un niño solía mirar al Pelícano:
Siempre parecía que sus alas se rompían
Y caía como tijera al mar…
Fuego nocturno lamiendo el acantilado de esquiso
Los huevos tensos y rotos como un gato después del baño frío
Su coño joven y arenoso…
            He viajado
            He hecho un circuito
            He vivido en 14 ciudades
            He sido una página de libro
            He sido un libro originalmente
Dychymig Dychymig: (adivíname una adivinanza)
    Olas y el mar. Si
    quitas el mar
Dime qué es

En la edición de Cualquier día de Philip Whalen, De Pliego y Fischer han trabajado conjuntamente con Marcos Cantelli. Advierten ya en la introducción que el libro es “por varios motivos, una continuación de Círculo de Hueso, la muestra de poesía de Lew Welch publicada en esta misma casa (en complicidad total con sus editores) en 2013. Vidas y obras de Whalen y Welch que dialogan íntimamente desde sus años formativos compartidos en Reed College, en el periplo beat, y que lo siguen haciendo, ahora en castellano, tras la desaparición de ambos poetas. Un diálogo, una amistad que también se hacen presentes en la naturaleza grupal de nuestra traducción”[6]. Vida y obra se confunden en ambos autores, siendo muy difícil separar la una de la otra. Destacan también sus traductores el carácter fragmentario de su poesía, que ofrece un poema en presente continuo, una visión de la realidad en diferentes tiempos dividida en segmentos y que unen a Whalen con Ezra Pound y Gerturd Stein:
Delgado pájaro largo
        con debilidad por los ojos de serpiente
Cola deshilachada, garras de gato montés
Sus alas son mazas

Poco cerebro, cubierto
Por una corona—
Y habilidad para el ágil cuerpo a cuerpo—
Intenta quitárselo.

Con Neuronas del espíritu McClure ha sido el último de los poetas de la primera generación que se ha incorporado a la colección. También fue el más joven de los poetas que participaron en el ya mítico recital de la Six Gallery de San Francisco, punto de partida de toda la generación. Allí leyó por primera vez su conocido poema “Por la muerte de 100 ballenas” que ilumina el camino hacia una de las grandes preocupaciones de esta generación influenciada fuertemente por el naturismo de corte anarquista de Thoreau. En McClure la poesía, el ecologismo y la preocupación política establecen fuertes conexiones. “La construcción de una identidad animal, mamífera, es un asunto que está inscrito en su poesía y que ha tenido además desarrollo en sus ensayos, sus obras teatrales y su filmografía”[7]. Hombre de vasta cultura, conocedor de las tradiciones populares así como de la gran literatura universal, activista político, ecologista, con una fuerte integridad ética y coherencia vital y muy interesado en el mundo de la música, en la poética de McClure hay una gran presencia de la animalidad, un afán por conseguir o recrear el lenguaje de las bestias que hace que el poema tenga una determinada distribución espacial, esté plagado de onomatopeyas y rugidos o sea rico en referencias a  experiencias performativas relacionadas con el mundo de los animales, características que no buscan simplemente imitar el lenguaje animal sino que son elementos cruciales en la búsqueda del sentido de la vida. Una vida en la que el hombre pueda fundirse con la naturaleza y una poesía como elemento de resistencia y de oposición a todo lo preestablecido que determine y lastre el desarrollo y la libertad del individuo-animal: “los que feroz y felizmente crearon nuevos territorios para todos y cada uno como un grupo fuera de la ley, ya que aún hoy en día aquellos individuos de pensamiento profundo y diverso son unos forajidos. Detestábamos al gobierno que enviaba formaciones de aviones de carga sobre mi casa de San Francisco para llevar napalm, carne congelada y herbicidas a Vietnam”[8].

POR LA MUERTE DE 100 BALLENAS
…Ballenas asesinas …Salvajes caníbales del mar de hasta 10 metros de largo con dientes como bayonetas …una fue capturada con 14 focas y 13 marsopas en la tripa …a menudo rasgan botes y redes …destruyeron miles de dólares en aparejos de pesca …el gobierno islandés recurrió a los EE. UU., que tiene miles de hombres en una solitaria base aérea de la OTAN en la isla subártica. Setenta y nueve soldados aburridos respondieron con entusiasmo. Armados con rifles y ametralladoras una patrulla de americanos se subió a cuatro pequeños botes y en una mañana acabaron con un grupo de 100…


En A tiempo, Mónica Caldeiro retrata a Joanne Kryger (1934-2017) como “una de las más importantes escritoras del Renacimiento poético de San Francisco” y cuya obra “escapa a todas las etiquetas tanto literarias como de género”.[9].
Kyger, ausente en la mayor parte de las antologías dedicadas al movimiento beat, en parte por decisión propia, según Caldeiro, “nunca hizo uso de estrategias de autopromoción” y siempre se mantuvo alejada conscientemente de “las estructuras de poder[10]. En el aspecto puramente literario, Kyger intenta siempre desembarazarse del sujeto lírico y desea que sea el mundo externo el que trascienda hacia el yo que lo percibe. En este sentido, experimenta con el verso abierto, con su cadencia, “hace uso de los márgenes para yuxtaponer y exponer la cinética y el movimiento del poema, llevando al lector por su cuidadosa danza”[11]:
     Cuando atravieso la puerta
todo ha cambiado. Finalmente,
                   es fuera de la puerta
        más allá de las casas, bajando el sendero
                la hermosa playa
                      me atrae hacia su atracción. Finalmente

        estoy más allá del miedo a la escasez de la vida.
        Green Angels, riachuelo, en la calurosa California
    y en la quietud de las semillas que eclosionan.

Siguiendo la huella beat y centrados ya en la segunda hornada de poetas, Varasek edita Detención indefinida. Un cuento de perros, de Michael Rothenberg, una recopilación de poemas introducidos por el propio Rothenberg, prologados por la poeta canadiense Linda Roger y traducidos por Walter González, Luis Ingelmo, Julio Pavanetti, Edwing Roldán Ortiz, Ivonne Sánchez Barea, Alexéi Tellerías Díaz, Terri Carrón y Pilar Rodríguez Aranda. Para Linda Roger, Rothenberg es “el perro que aúlla desde sus cadenas lo mismo que el mar[12]. No es sólo un poeta, también es un activista y agitador de la palabra que cree en su poder para cambiar el mundo. Creador y líder del movimiento Cien mil poetas por el cambio, apuesta por una concepción mesiánica de la poesía que justifica también su pertenencia al Uno, su activismo en favor de los derechos humanos y su lucha en la defensa y protección de la naturaleza. No en vano su hijo se llama Cosmos.

Expurgación Espontánea
Garabatos y Bosquejos
            Todo Sanará con el Tiempo
            Ventanas Evanescentes
Ojos Nublados
Se deslizan en Alambre de Cobre
            Entre Sabiduría y Obediencia
Chimeneas y Refinerías
Lengua Cruda en Dientes Ásperos

Tormenta de Fuego que Salpica


( Texto publicado en la revista Alameda 39 número 4. Septiembre. 2018 )




[1] El hangar cromado, Antonio Cordero. Varasek Ediciones. Col. Buccaners.2007

[2]http://www.jotdown.es/2014/10/editar-en-tiempos-revueltos-varasek-ediciones-poesia-viajes-y-rock-and-roll/

[3] https://www.varasekediciones.es/editorial/

[4] The Dharma Beats. Una historia de la beat generation. Varasek ediciones. Madrid. 2017

[5] Círculo de hueso, Lew Welch. Selección de poemas 1950-1971. Varasek Ediciones. Col. Buccaners. Madrid 2013. Pág. XXIV

[6] Cualquier día. Selección de poemas. Philip Whalen. Col.Buccaners. Madrid. 2015

[7] Neuronas del espíritu, Michael McClure. Varasek ediciones. Col. Buccaners. Madrid. 2018. Pág. 20

[8] Idem 6. Pág. 26

[9] A tiempo, Joanne Kyger. Varasek Ediciones. Col. Buccaners. Madrid 2018. Pág. 15

[10] Idem 5. Pág. 18

[11] Idem 5. Pág. 22

[12] Detención indefinida. Un cuento de perros. Michael Rothenberg. Varasek Ediciones. Madrid 2017. Pág. 21




jueves, 14 de junio de 2018

Aquarius

Aquarius

El barco humanitario 'Aquarius' lleva desde el domingo a la espera de instrucciones de las autoridades en un punto entre Italia y Malta. ( El País, 12 junio 2018)



 " ¿ Qué voy a hacer? ¡ Estoy en medio del mar!"
 Olajumoke Adeniran, rescatada en el mar con dos hijos.

en el templo de nasdaq
habitan los vendedores de palomas.

adoran los índices bursátiles, el ibex y el nikei.
consultan sus oráculos de números y líneas
con las puertas cerradas,
mientras un reguero de vidas
navega en barcazas hacia ningún lugar.
con sus lustrosos dedos acarician el metal mientras caminan
y observan que en el cielo de Manhattan
sólo quedan dos columnas de cieno difíciles de sustentar.

                                                           Gema Estudillo

miércoles, 13 de junio de 2018

Trabajo sucio, de Eva Vaz


Trabajo sucio, Eva Vaz.
La isla de Siltolá.
Col. Tierra
2016 Sevilla

Trabajo sucio es el último de los poemarios de Eva Vaz ( Huelva, 1972 ). La poesía de Vaz gira en torno a dos ejes fundamentales: el dolor de vivir y las relaciones personales. En el primer grupo se insertan, entre otros, poemas como Cinta en el jardín ( “ Perder placer es triste,/ por eso están los bares/ o las casa de putas” ), Amitriptilina ( “ Ya sé que no soy yo,/ que son mis venas de pájaro,/ que son los veinte años de anestesia…” ) o Hotel vivir ( “ Ya no necesito agendas./ Llevo un libro de poesía en el bolso/ con papeles donde anoto/ las citas del psicólogo…” ). Poemas duros, en donde la decadencia del cuerpo y sus herrumbres, el paso de los años, la angustia por los problemas cotidianos, la soledad, la incomprensión, retratan una voz cercana al realismo sucio. En el segundo grupo cabrían poemas como Llaves, La gimnasta y la loca ( “ Me he encontrado contigo,/ entrenadora, en la puerta del psiquiatra…” ), Solas ( “ Ana, levántate y anda/ ¿ No te das cuenta de que el inconformismo/ también es gregario? ” ) en los que la voz poética lucha constantemente por encontrar el modo de relacionarse consigo misma y con los demás a través de la poesía. La fealdad del mundo se impone. El desafecto de los hijos, la traición de los amigos, los vicios, el desconsuelo, la indolencia, la muerte de los seres queridos…  son heridas difíciles de cauterizar. Eva Vaz explora en Trabajo sucio las miserias de las relaciones humanas, las coaclas sentimentales por las que todos transitamos y en las que su voz luchadora avanza siempre abatida pero sin dejarse vencer por la oscuridad:
“ Me acuerdo de aquel día:
te recogíamos en Huelva
y en el camino a Isla escuchábamos
a Portishead.
A mí me emocionan esas cosas.

Entonces yo era la única de vosotros
Que quería haberse muerto”

La poesía de Eva Vaz es la del cisne negro que agoniza lentamente sin dejar de buscar la belleza.

domingo, 8 de abril de 2018

Bestiarivm vniversitas onvbensis. Santiago Aguaded




Bestiarivm vniversitatis onvbensis
Santiago Aguaded Landero
Edición de autor
2018

En medio de toda la actual polémica por la concesión de títulos universitarios y la necesidad de renovación de la universidad española, Santiago Aguaded (Lepe 1962), doctor en Biología Molecular y exprofesor universitario, publica en una edición de autor su Bestiarivm en el que el autor “hace un retrato de las sombras y luces de este mundo académico, que por otra parte no se ha desembarazado de esa jerarquía medieval que lo caracteriza”, según palabras del propio Aguaded. La peculiarísima, original y hasta ahora, mal entendida obra de Santiago Aguaded es poliédrica y bebe de muchas fuentes, de la literatura clásica, del conocimiento científico y de la interacción con otros poetas coetáneos a los que frecuenta. El resultado, una obra originalísima, diferente, muy bien definida y al margen de modas y estereotipos. “Ahora que ya nada/ todo detiene la sumisión, ofrezco este libro a aquellas bestias blancas que dudan de su toga de certidumbres y visten birretes y puñetas” es la frase que recibe al lector a modo de bienvenida dantesca en el dintel de este museo de bestias académicas. Allí conocemos a la profesora (Lechuza) de Ética: “Qué es la verdad? Acaso te crees capaz de soportarla? ¿Y si fuera estúpida como esa bella modelo?”. O a la alumna Amanita: “Entre la duda y la sombra su rostro adusto y preciso…. Abriré allí una puerta y podrás oír al ángel que canta mientras el diablo sueña. Abre la boca, niña, y llénatela de sombra/tierra”. O el profesor Basilisco: “Esquivando espejos él extrae aromas de las imágenes”. La profesora Araña, el profesor Etileno, la alumna Agapanto...Una galería de más de cien poemas que retratan con dureza y con magistral belleza poética un mundo anacrónico alejado de la realidad que pretende transformar y con la que está comprometida. “No me reconozco en este laberinto lineal… Rodeado de bestias me confundo con el lobo que hiende sus dientes en la piel del cordero” afirma el poeta en So(u)ciedad del conocimiento. En definitiva, un poemario sorprendente, atemporal y necesario que culmina con un verso lapidario que lo dice todo: “Cuando el poder ha tomado una decisión/ sólo necesita justificarla”. 



Gema Estudillo